Deseo

Sentada en mi escritorio atendiendo a mi trabajo, supe enviar algunas señales con sólo levantar la vista durante el segundo que pasabas junto a mi al atender tus asuntos. Una simple rutina, rayano lo automático. Te miro a los ojos, apenas moviendo la comisura de mis labios sonrío y vuelvo a bajar la vista sobre mis papeles. Nunca te dirijo la palabra, ni siquiera sé tu nombre. Escondo mis ojos cuando nos cruzamos en la calle o cuando compartirmos el asensor. No necesito nada más.

LabiosEl día que me levanté a entregar el informe semanal, no pensé en vos. Pero cuando a mitad del oscuro pasillo sentí ese par de brazos arrinconándome contra la pared, supe que no podía ser nadie más. La luz del ventanal apenas llegaba a delimitar tu contorno, una delgada linea gris en la oscuridad. Sentí tu perfume, y el cálido aliento que me llegaba desde donde debían situarse tus labios cuando me hablaste.

– ¿Qué querés de mí?

Mi mente me rogaba que gritara y pidiera ayuda, pero mi cuerpo actuó por voto propio cuando me empujó a responderle.

– ¿Qué querés que te conteste? ¿Qué muero por liberar a esa bestia salvaje que se asoma cada día por tus pupilas oscuras? ¿Que puedo sentir hasta la más leve perturbación que tu cuerpo ejerce sobre el aire que nos rodea? ¿Que tus lentes son el último cristal que me separa del país de la maravillas? ¿Que no puedo evitar mirarte y desnudarte con mis ojos? ¿Que muerdo todo el tiempo mis labios para no saltar sobre los tuyos? ¿Que cada vez que cruzo este pasillo espero encontrarte y que me ames sobre esta pared? – Silencio.- O quizás… ¿que todo fue un desafortunado malentendido?

[[ Foto por (y de) Ana Gentili ]]

Anuncios

mayo 15, 2008. Literando. Deja un comentario.

Renacer

Recostada sobre la arena, yacía inmóvil, marmólea, cubierta de algas secas y guano de gaviotas. La observé un largo rato. El recorrido del viento sobre sus curvas; la danza de la arena en sus recovecos; la insistencia del agua del mar en querer redondear sus puntas.

Por unos segundos me abstube de respirar para intentar oir algún sonido, ingenuamente, esperando oir algún latido, un eco de su voz.

Con la punta de mi daga raspé primero la superficie de su petrea piel hasta que brilló rosada de nuevo.  Luego corté mis labios y besé su herida. El calor comenzó a invadirnos, la superficie mutó en delgadas escamas que con cada latido iban cayendo, dejando a la vista la carne viva, renacida.

Solo unos instantes duró el beso, hasta que abrió sus ojos y me volvió a mirar, espectante, curiosa. Entendí en ese momento que habia dejado de esperarme y que verdaderamente, este encuentro no hacía más que confundirla, cuando habíase ya entregado al olvido. Extendí mis dedos para limpiar sus pestañas y luego le tendí la mano, invitandola a que la tomara.

– ¿Nos vamos, querida?

Renacida, hasta el próximo letargo, aceptó mi compañía, para ponernos al día.

abril 11, 2008. Literando. Deja un comentario.

“El tiempo no existe”

Muero cuando nos separamos y vivo con el doble de intensidad cuando nos encontramos.

Podria vivir toda mi vida acariciando el contorno de tu silueta con mis dedos, apoderarme de tus besos, enredarme en tus abrazos.

Odio no tenerte, pero amo extrañarte; recordar tu perfume y el sonido de tu risa, unir imaginariamente tus lunares y dibujar tus sueños.

¿Qué es el tiempo? Una burlona sensación de distancia y soledad que separa nuestros encuentros con aires de infinidad, pero que es derrotado ridiculamente cada vez que te beso.

Te extraño…

octubre 22, 2007. Literando. 3 comentarios.

Pink Saturday

Gracias por el sol, ya me estaba hartando de los dias grises… qué digo, ya me habia acostumbrado a que así seria siempre.

Sólo al volver a sentir en mis labios el cálido beso dorado es cuando me dí cuenta de lo que me venía perdiendo en las tinieblas.

😉

octubre 6, 2007. Bitácora, Literando, Reflexiones. Deja un comentario.

Anteproyecto

Hoja en blanco, prepotente y descarada. Brillante, viva y estridente debido al manto de nubes plateadas que ocultan el sol hace unos dias.

¿Quién te crees que sos para burlarte tan soberbiamente de mi bloqueo mental?

¿Qué es la materia sin el artífice? ¡Poca cosa!

No te rías, yo aun puedo hacer otras cosas hasta que supere esta crisis creativa, es viernes, el dia está de mi lado.

Pero vos, insipido monstruo de papel, vas a arruinarte con la humedad y quemarte con la luz, y perderás tu blanco y brillante semblante para lucir viejo y amarronado, como un sucio papel de envoltorio usado y desechado.

octubre 5, 2007. Bitácora, Literando. 1 comentario.

*sigh*

Pezcando sueños con el bichero.

Cazando musas con la gomera.

Tomando una cerveza con el destino.

septiembre 13, 2007. Literando. Deja un comentario.

Encuentros

– ¡Hey! ¿No me saludas?
– ¿Eh? ¡Ah, hola! ¡Sos… vos! ¿cómo va? ¿Qué andás haciendo por estos lares?
– Lo de siempe, laburo y estudio, estoy podrido, me quiero ir al mierda.
– Je je, y bue, c’est la vie…
– ¿Y vos en qué andás?
– Y… lo de siempre, el estudio, la maternidad, las tipica rutina del ama de casa común y corriente…
– ¿Como va eso? ¿Estás viendo a alguien…?
– Y no, no tengo tiempo…
– ¿Cómo es eso? ¡Eso no puede ser! Tiene que haber algo, algun compañero, un amigo, amigo de un amigo, conocido…
– Y no ¿viste? no tengo tiempo. Sé que me vendría muy bien, despues de tanto atender a los otros ser atendida; recibir una palmadita en la espalda diciendome qEmiliè Simonue todo va a salir bien; ser besada sin que eso signifique lavarme pegotes de dulce de leche y caramelos del pelo; hacer el amor y compartir mis orgasmos con otra persona, y por otro lado hacer cucharita durante horas sin buscar sexo; que me lleven a cenar o tomar unos buenos tragos y compartir mi tiempo con otros adultos; que me lleven al cine para debatir sobre el pseudo exintencialismo hollywoodense; que me saquen a pasear al parque y no terminar con mis zapatillas llenas de arena; usar tacos altos, maquillaje y ropa interior bonita.
¡Claro que me haría bien ponerme de novia! Pero no tengo tiempo. Tengo que terminar de armar la estructura de mi vida, juntar pajitas para armar mi nido, terminar de matar al fantasma de mi pasado, y eso lleva mucho tiempo de mis días. Cuando finalmente encuentro un momento de ocio, tengo que dividirlo entre mis amistades, mi hijo y yo. De mas está decir que 5 minutos en cualquiera de esas tres circunstancias es mucho mas gratificante que salir a buscar nuevos horizontes; recorrer distancias, vislumbrar algo comestible y luego asegurarse de que no es tóxico. Claro que es una aventura interesante y que puede dar resultados magnificos, pero hay que dedicarle tiempo, valioso tiempo de calidad para que no sea un desperdicio de mi vida. Y no, no tengo tiempo ni estoy convencida de sacrificar mis instantes de ocio a una apuesta con pocas probabilidades de ganancia. ¿Y vos? ¿Seguís en pareja?
-… algo así… todavía no sé que va a pasar conmigo…
– Bueno… ¡Me alegro! Saludos a tu familia, nos estamos viendo.
– ¡Igualmente, y que te sea leve!

septiembre 9, 2007. Literando. 5 comentarios.

Solsticio

De invierno aquí en el sur, de verano allá en el norte.

La divinidad solar, muy debilitada, comienza a ganar fuerzas y elevarse, un poquito cada día, luchando tímidamente contra el frío feroz del invierno.

Buscamos la energía solar que hace tanto viene en falta, danzamos para el sol, lo alentamos para que suba y vuelva a ganar fuerza.

Las venas reciben las primeras señales, el fuego vuelve a nuestra piel y sonroja las mejillas.

Naaada como mover el cuepo para vencer el frío… hay que vencer la escasés de energía!

Feliz solticio a todos, contengan las ganas de incendiar la central de la Empresa Provincial de la Energía…

“Sun Dance” de Alfred Gockel

junio 22, 2007. Bitácora, Literando, Reflexiones. 1 comentario.

Llueve, llueve, llueve…

Dulce lluvia de otoño
caricias de miles de fríos dedos
llévate el dolor de mis lágrimas
arrúllame con tu nana gris

a dormir… dormir…

marzo 26, 2007. Bitácora, Literando, Reflexiones. Deja un comentario.

Noctámbula

Anoche soñé…

…con tus mejillas rosadas…
…con tus bucles rojizos…
…con tus labios húmedos…
…con tu energía aventurera…

¿Quien eras?

Desperté cuando quise tomar tu mano
y no pude hacerlo
Y te esfumaste con tu sonrisa de musa
con la lluvia de la mañana

febrero 5, 2007. Bitácora, Literando. Deja un comentario.

Página siguiente »